Blog

Torrijas de Semana Santa

Las torrijas de Semana Santa y Cuaresma, ya es una tradición en A Lume Manso. Es un postre muy común y humilde, ya que su base es el pan, o sea, un postre de reciclaje, ya que en Galicia se utiliza el pan duro de días anteriores y las llamamos “Torradas”. Hoy en día dependiendo de la región de España, podemos encontrar diferentes recetas y distintos tipos de pan, algunos especiales para torrijas.

La historia de las torrijas es muy antigua, se remontan hasta 2000 años atrás. Los romanos escribían ya en su tiempo, como preparar una especie de torrijas con galletas de trigo. Y estas estaban bañadas en leche, tostadas en aceite y servidas con miel. En el siglo XV al parecer eran un alimento indicado para la recuperación de las parturientas. Mi abuela Maria, también decía lo mismo, quizás porque era un buen alimento para recuperar las energías al llevar pan, leche, huevos, y azúcar.

Realmente en mi receta, no tengo cantidades, las hago a ojo de toda la vida, pero voy a poneros las cantidades aproximadas. Vamos con la receta!

Ingredientes:

  • 1 barra de pan o bollo del día anterior
  • 1 1/2 leche
  • 5 huevos medianos
  • 1 palo de canela, 1 vaina de vainilla, 1 cáscara de limón
  • 300 grs azúcar
  • Canela molida
  • Aceite para freír, (utilizo el virgen extra, porque realza el sabor de la torrija)

Elaboración:

Calentamos la leche, con la cáscara de limón, la canela, la vainilla y 100 grs de azúcar, hasta que casi hierva. Retiramos del fuego y dejamos reposar hasta que esté tibia (es muy importante la temperatura, si está muy caliente, el pan se rompe). Bañamos las rebanadas de pan que habremos cortado un poco gruesas (2 cm aproximadamente) y las empapamos bien.

Batimos los huevos hasta que espumen un poco y pasamos las rebanadas, escurriéndolas un poco, de la leche al huevo. De ahí a la sartén directamente con el aceite bien caliente. Cuando estén doradas por los dos lados, las escurrimos pasándolas a un plato con papel de cocina que absorberá el exceso de aceite. Rebozamos las torrijas en una mezcla de azúcar y canela (dos cucharaditas de canela por cada 100 grs de azúcar).

Un consejo: yo, el día que las quiero adornar con almíbar de miel y agua o de azúcar y agua, no le pongo a la leche el azúcar. Otra presentación posible es con azúcar glass o de caña.
Y ya están listas para chuparse los dedos!!!

Mi abuela tenía su receta, que era al revés de esta. El pan se moja en huevo, se fríe y luego se echa en la leche infusionada, hirviendo todo 5 minutos y ya están listas para comer, así, con leche y en caliente.

TORRIJAS DE BRIOCHE

Os dejamos una segunda receta que utilizamos en A Lume Manso, que son una auténtica delicia de tiernas y cremosas.

En una cazuela ponemos a calentar 400 ml de leche, nata 200 ml 35% M.G., un palito de canela y unas pieles de limón y naranja. Al comenzar a hervir, retiramos, incorporamos 100 grs de azúcar y esperamos a que esté tibia para colarla. Añadimos los huevos batidos y rociamos poco a poco, las 8 rebanadas que habremos puesto en una bandeja para empaparlas. Damos la vuelta a las rebanadas para que se impregnen bien por ambas caras. Guardamos en el frigorífico dos horas y pasado este tiempo volteamos de nuevo para aprovechar el líquido que haya quedado sobrante en la fuente.

En una sartén, (para sellar utilizamos 40 grs de mantequilla y 25 grs de azúcar), derretimos una nuez de mantequilla con una cucharada de azúcar, cuando se dore ligeramente, incorporamos las torrijas y las doramos por las dos caras unos minutos a fuego suave para que no se nos quemen. Retiramos y servimos. Con un helado de vainilla sería una opción de presentación diferente. ¡Una presentación gourmet!!!

También se pueden freír y rebozarlas con azúcar y canela, igual que las torrijas normales.

Espero que os animéis a cocinarlas y os salgan estupendamente.

DESCÚBRELA – Semana Santa de Viveiro

“Será como una luz que alumbra en la oscuridad y guiará nuestros pasos por el camino de la paz”

(Lucas 1).

La Semana Santa es una celebración católica religiosa de las más antiguas de Galicia, que se viene celebrando en la ciudad de Viveiro (Lugo), anualmente y de modo ininterrumpido dese el siglo XIII.

Fue declarada de interés turístico en el año 2013. En ella participan Cofradías y Hermandades, englobadas dentro de la Junta de Cofradías, para representar y celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Comienza el viernes de Dolores (previo a Domingo de Ramos). Este año 2021 se celebrará del 28 de marzo al 4 de abril.

Al contar con diversas asociaciones de devotos, el paso de las procesiones por sus calles, hace que se viva con gran intensidad y sentimiento. Uno de esos momentos más significativos de la Semana Santa de Viveiro, es el paso del Cristo de la Agonía, que se representa en el Vía Crucis el Miércoles Santo. El Viernes Santo, tiene lugar el Santo Encuentro, en el cual imágenes articuladas, escenifican diferentes escenas de la vida y pasión de Jesucristo. Es el acto más antiguo de esta Semana Santa. Destaca también la procesión de la Soledad, o también llamada la procesión de los Caladiños, que invita a la serenidad y recogimiento a media noche. Y la Pasión en la noche de Viernes Santo.

La implicación popular en esta festividad es muy importante, y llenan las calles de religiosidad. Son pocos los habitantes de la ciudad del Landro que no participan de una forma u otra en las 15 procesiones que desfilan por las calles de su burgo medieval, organizadas por las 8 hermandades que componen la Junta de Cofradías. Esta ciudad supo mantener esta celebración en todo su esplendor y prueba de ello, son los miles de personas que acuden cada año para seguir en directo las numerosas celebraciones religiosas, y poder observar la rica imaginería que se expone en las distintas procesiones y que guardan un gran valor histórico-artístico.

Este año 2021, debido a la pandemia por Covid 19, la Semana Santa como se desarrollaba otros años, es totalmente irrealizable. Ya en el año 2020 no pudo realizarse por el coronavirus y la Junta de Cofradías utilizó las redes sociales, para emitir procesiones de otros años, una iniciativa que tuvo una importante repercusión, cosechando unos números en reproducciones, interacciones y personas alcanzadas, que superaron todas las expectativas que manejaba la Junta de Cofradías. Así que este año, debido a la gran demanda, ya que a mucha gente le era imposible desplazarse a Viveiro o salir de casa, se optó por esta forma, que sería un complemento, para una Pasión que está declarada de Interés Turístico Internacional y que se está preparando para la solicitud de Bien Material. Este año se organizaran diversos actos con todas las medidas de seguridad, charlas, certamen de bandas de música, se editara una pequeña revista y un programa de mano con actos litúrgicos en las diferentes parroquias y se mantendrán los viacrucis, pero no en las calles, sino en el interior de los templos con aforo limitado. Se organizará una exposición de fotografías de Toño Góas y se montará una carpa, si es posible, con las principales imágenes que se exhiben en las procesiones y otras figuras menos conocidas.

¡No es lo mismo contaros en papel lo que se vive en estas procesiones, que vivirlas in situ, por eso os recomiendo no os las perdáis el año que viene… si Dios quiere!

Orellas da Vicenta

Receta sacada del libro de Alvaro Cunqueiro “Cocina Gallega”, es fácil y están riquísimas. Vamos a por ellas:

Ingredientes:

  • 800 grs de harina
  • 2 huevos
  • 1 vasito de anís
  • 100 grs de manteca de vaca derretida (nunca de cerdo) (podeis encontrarla en Eroski o Mercadona)
  • 1 vaso de agua templada
  • Un poco de sal
  • Azúcar o miel para adornar
  • Aceite o manteca para freir. yo las frío en aceite de girasol, ya que es menos pesado.

Preparación:

Mezclamos la manteca derretida con el agua templada. Se le agregan los huevos, la sal y el anís. Se la va añadiendo la harina hasta formar una masa que se trabaja encima de la mesa previamente enharinada, para que ligue (quizás necesitemos un poco mas de harina). Se estira bien fina, se corta en rectángulos o se le da forma de oreja y se fríen en aceite bien caliente. Se sirven espolvoreadas con abundante azúcar, azúcar mezclada con canela o miel, a gusto del consumidor.

Os voy a dejar otra receta de A Lume Manso que están muy buenas.

  • 500 ml de leche templada
  • 4 huevos
  • Una pizca de sal (5 grs)
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 5 cucharadas de anís
  • Ralladura de 1 limón
  • Harina la que se necesite (aproximadamente 1 kg)
  • Azúcar glass para decorar

Amasamos, dejamos reposar 2 horas en un lugar con calor, estiramos muy finas y freímos en aceite bien caliente. Decoramos y a comer!!!

Espero que podáis disfrutar un poco de la gastronomía del Carnaval y… ¡que os salgan riquísimas!

Carnaval

El Carnaval es el periodo que comprende los tres días anteriores al miércoles de ceniza, en el que comienza la cuaresma en el calendario litúrgico cristiano o católico. En eses días se hace una fiesta popular con desfiles de máscaras, disfraces, comparsas, que nos transforma en otros personajes y nos lleva a un mundo de magia, y sobretodo, de imaginación.

En A Mariña Lucense (costa de Lugo), se vive con gran ilusión esta fiesta y prueba de ello son los numerosos y atrayentes desfiles en casi todos los pueblos de esta comarca. Algunos ya han enterrado la sardina y llorado como viudas el miércoles de ceniza, pero en cambio otros todavía dan sus últimos coletazos este fin de semana y en ellos se podrá disfrutar del jolgorio propio de esta celebración.

Hoy quiero presentaros una receta de carnaval (en mi blog gastronómico), aunque se pueden hacer en cualquier época, ala que le tengo mucho cariño, ya que a mí los pasteles que necesitan amasado no se me dan muy bien, pero mi amiga Marisa un buen día me la pasó y desde entonces es todo un acierto prepararlas.

El Carnaval en sí es un pecado, pero estas “Orellas da Vicenta” son un vicio. Es una receta sacada de un libro de Alvaro Cunqueiro “Cocina Gallega”, es fácil rápida y están riquísimas. (ver en el blog gastronómico).

Sobre nosotros

A Lume Manso, como su nombre indica (a fuego lento ), es un proyecto de continuidad, que empezó siendo un sueño y queremos que acabe en una realidad. Es la casa familiar de mi marido y queríamos conservarla a toda costa, sobretodo por los sentimientos y recuerdos hacia ella y la única salida que vimos fue mezclar un poco mi sueño de tener un negocio de casa rural con poder restaurar su antigua casa y con gran sacrificio y trabajo estamos consiguiendo ver un poco el proyecto que teníamos en mente. No es fácil, pues escogimos una época de crisis para empezar, no fuimos capaces de conseguir ayudas oficiales y nos embarcamos en un proyecto que nos sobrepaso y que gracias a Dios después de cuatro años empezamos a estabilizarnos. Yo creo que nuestro establecimiento destaca por ser acogedor, tranquilo por su buen desayuno y su limpieza. Pero bueno, todo esto tendrán que valorarlo nuestros huéspedes.

Me llamo Belén,estoy casada con Juan (yo le llamo Rego ) y tenemos una hija,Lía, de 19 años; tengo casi 51 años, los cumplo el día de Nochebuena a la hora de la cena, ( jajaja, menuda cenita le di a mi madre ese día ), y quizás por eso una de mis fechas favoritas es la Navidad. Me gusta leer, andar en bici, ir al cine, pasear con mi perro Zas, aunque ahora no dispongo de tanto tiempo como quisiera para mis hobys, debido a que le dedico mucho tiempo al hotel. Otra de mis aficiones es restaurar y tapizar muebles antiguos, cosa que si puedo compaginar con mi trabajo, ya que la mayoría de los muebles del hotel han pasado por mis manos o las de mi marido, que también colabora activamente en su mantenimiento. Este año estamos tratando de organizarnos un poco mejor para tratar de obtener un poco mas de tiempo libre y llevar una vida familiar mas placentera dentro de nuestro trabajo.

Nuestro barrio, es un barrio rural donde todavía se puede contemplar actividades agrícolas y vacas pastando en el campo (cada vez quedan menos), y a la vez es un barrio muy comunicado, sobretodo con las playas, ya que la carretera principal pasa por el. Linda con la Ria del Masma y por ello se pueden contemplar unos atardeceres espectaculares. practicar multitud de deportes acuáticos, pescar y como no tomar relajadamente el sol. Es un barrio con bosques y mucha vegetación, lo que lo hace ideal para pasear por las diferentes rutas de senderismo, practicar ciclismo o simplemente liberarse del estrés diario en nuestro sitio favorito que es la Laguna de los Patos, donde habitan multitud de aves y se pueden escuchar con placer y en silencio. Tenemos la Antigua iglesia Parroquial que data de los siglos XVII y XVIII. En el exterior tiene un reloj de sol de pizarra.En el interior el retablo mayor es barroco y tiene tallas de diferente cronología. Cruz de grandes dimensiones en el atrio y cementerio parroquial enfrente el templo. Al lado se sitúa el lavadero vecinal recientemente restaurado. Si quieres desconectar del ajetreo diario, este puede ser un sitio ideal. Ven a conocernos!!!

Abrir chat